[mailchimp_subscriber_popup baseUrl='mc.us3.list-manage.com' uuid='1751885ff5f81deea7753379e' lid='68c9940810' usePlainJson='true' isDebug='false']

Termina el verano, ¿y tu piel?

La vuelva de las vacaciones de verano suele ser dura, pero al final la podemos asumir poco a poco. No todo va a ser playa, crema solar y margaritas a la orilla del mar. Hay que dejar eso atrás un tiempo para poder recuperarnos (física, mental y económicamente). No obstante, en verano solemos  descuidarnos un poco de nuestra piel, dejando aparecer manchas, sequedad de la piel, granitos… que puedan dar la impresión de una falta de vitalidad pronunciada. ¿Cómo remediamos esto?

Una de las grandes incógnitas con las que nos vemos años tras año es en cómo puede ser posible que, tras las vacaciones, la piel se nos reseque tanto. Tendemos a llenarnos de crema solar, echarnos aceites y potingues para que nuestra piel no se vea expuesta a ningún peligro. Pero nada, siempre habrá alguna zona que se descame como un pescado o nos salga piel de lagarto.

La piel se deshidrata y se engruesa para defenderse de las radiaciones solares. Dicho acto de defensa hace que nuestra piel muestre cambios en su textura, falta de luminosidad y que la piel se nos vuelva un tanto áspera. ¿Por qué? Porque dejamos el húmedo clima de la playa sobre nosotros. A partir de aquí es cuándo tendremos que realizar una exfoliación e hidratación al máximo.  El uso de cremas con ácido láctico y urea, aunque se muestren algo pringosas, son bastante beneficiosas para nuestra piel. También están los “peelings” corporales, que ayudan a la renovación y la luminosidad de la piel.

Un sitio donde es mucho peor sufrir problemas es en el rostro facial. El engrosamiento del que hablamos anteriormente y el uso de fotoprotectores que producen exceso de grasa, provoca la salida de comedones y granitos. Por lo que hay que tratar la piel a nivel domiciliario y en consulta.

Si acudes a un dermatólogo, te recomendará un tratamiento adecuado a tu problema y, si usas maquillaje, te orientará sobre qué cosméticos puedes utilizar y cuáles no para limpiar, exfoliar  e hidratar.

Si necesitas pasar por tratamiento, te harán un peeling adecuado a tu problema. Por ejemplo, despigmentantes si tienes melasma, con salicílico si hay acné, o antioxidantes si hay presencia de envejecimiento. Si le asocias una mesoterapia, te podrá aportar el hialurónico y las vitaminas que necesitas para recuperarte de las imperfecciones que ha sufrido tu piel.

Recordamos que lo importante es individualizar y dejarse aconsejar por quienes tienen experiencia en la material

No te olvides de la piel del escote: es una de las zonas más finas y delicadas, se escasa secreción sebácea, por lo que en ella el daño solar es mayor. Es muy normal encontrar escotes llenos de venitas marcadas o muy rojas que contrastan demasiado con la piel menos soleada de la cara anterior del cuello o las mamas.

Algunos consejos previos.

Si no quieres que te ocurra esto, te damos unos  tips para que no te vuelva a ocurrir y puedas cuidarte tu piel durante las vacaciones

  • Emplea productos que contengan ácido salicílico, ya que es un poderoso activo natural que te ayudará a exfoliar tu piel. En tienda tenemos el Exfoliante facial de Aloe Vera, hidratando nuestra piel y dejándola suave.
  • Aunque pases mucho calor y sientas tu piel sucia y sudorosa, no es bueno lavarse la cara más de dos veces al día.
  • Reduce el maquillaje, en verano no te va a hacer demasiado bien. Olvídate de las bases, al menos.
  • Los productos para el cuidado de la piel son diferentes en invierno y verano. Opta por cremas ligeras, lociones y geles. Por ejemplo, en nuestra tienda tenemos unas cremas corporales que te van a venir genial como Light Blue Mademoiselle, recomendada para pieles más secas.
  • Aunque quieras ponerte morena y quieras exponerte a las horas más fuertes del sol, te recomiendo que no lo hagas, no al menos entre las 10 y las 4 de la tarde, que son las horas más fuertes y que podrían dañar tu piel.
  • Las mascarillas caseras para todo el cuerpo son muy buenas para mantener la piel tersa y suave, sobre todo en verano, que suele deshidratarse por los fuertes climas.
  • Aunque te sientas tentadas, evita consumir lo máximo posible bebidas con gas ya que son responsables de la aparición de la celulitis y la deshidratación de la piel.
  • Si ves algún cambio drástico en tu piel, consulta a tu médico de confianza.