[mailchimp_subscriber_popup baseUrl='mc.us3.list-manage.com' uuid='1751885ff5f81deea7753379e' lid='68c9940810' usePlainJson='true' isDebug='false'] https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-36636057-2

Los productos ecológicos están cada vez más de moda y el mundo de la perfumería no iba a ser menos, Por eso han empezado con fabricación del Perfume ecológico. En la antigüedad, el perfume se utilizaba como ofrenda a los dioses y, con el transcurso de los siglos, ya para uso personal, era exclusivo de las clases sociales más altas y no siempre al alcance de todos. En la actualidad, cada vez hay más fabricantes de perfume que, gracias a la fabricación de perfume de marca blanca, hacen asequibles todo tipo de fragancias.

Las principales ventajas de los perfumes ecológicos es que para la fabricación del perfume no se utilizan productos químicos o sintéticos, están compuestos por productos naturales. Además, no se testan en animales. Sus componentes principales son aceites esenciales de plantas como la lavanda o el romero, flores, y sustancias como el incienso y la mirra.

Perfume ecológico y de marca blanca

Existen diferentes familias olfativas, algunas  de ellas son:
– Cítricas: suelen ser esencias frescas y muy veraniegas que buscan aportar un toque de vitalidad, como fragancias de limón o de naranja.
– Floral: como su nombre indica, son fragancias que se extraen de flores como la rosa, el jazmín o la violeta y suelen ser más dulces que la anterior.
– Aromáticas: son esencias, utilizadas, además de como perfumes, con fines terapéuticos (relajantes, calmantes, etc) extraídas de plantas como la lavanda, el tomillo o el laurel.
– Orientales: la cultura oriental siempre ha estado muy ligada a los sentidos y el olfato es una de ellos. Las esencias con toques orientales se extraen de plantas exóticas como el sándalo o el ámbar.
– Madera: son fragancias más orientadas al sexo masculino cuya esencia se extrae principalmente de árboles, helechos y musgo.

Sea cual sea la familia olfativa que se pueda adaptar a cada uno, el perfume se utiliza para reforzar la personalidad del individuo y como una marca personal e invisible que estimula los sentidos y las emociones.