[mailchimp_subscriber_popup baseUrl='mc.us3.list-manage.com' uuid='1751885ff5f81deea7753379e' lid='68c9940810' usePlainJson='true' isDebug='false'] https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-36636057-2

Fabricantes de perfumes. Nuestro negocio.

La fabricación de perfumes es uno de los sectores con más auge en marco de la actividad industrial español. Desde hace años, la comisión europea regula en contenido de estos. Esto quiere decir que vigila el proceso que siguen los fabricantes de perfumes, con el fin de que el producto final no contenga ningún tipo de alérgeno cutáneo u otras sustancias que sean perjudiciales para algunas personas.

Esta es una medida muy positiva que ayuda a proteger a las millones de persona con alergias en el mundo puedan disfrutar tranquilamente de una esencia que las acompañe todo el día.

Pequeño resumen sobre la historia del perfume

Ramón Planas y Buera, una autoridad en cuanto a perfumes, afirma que el uso de fragancias y antecesores del perfume se remonta a la prehistoria. Este podría tener un significado ceremonial: a un hombre primitivo que un día  decidió encender una hoguera para calentarse o ahuyentar a las fieras y por casualidad, la alimentó con algún árbol que comenzó a soltar un dulce aroma. Un olor que nunca antes había conocido.

Así, los hombres comenzaron a quemar ese tipo de plantar con fines únicamente aromáticos. Después de todo, antiguamente no se conocían los beneficios de las planta sobre la piel y el organimos.

¿Cómo se hace un perfume?

La fabricación de perfume y su uso se remonta hasta épocas inmemoriales. Cuenta la leyenda que Alejandro Magno era un gran aficionado a usar perfumes, siendo capaz de inundar con su fragancia cualquier habitación en la que se encontraba.

Comencemos, pues, este artículo con un breve recorrido por la historia del perfume y su elaboración.

La civilización sumeria, la primera de la que tenemos constancia como tal (c. 3500 a.C.), se sabe que ya fabricaban y utilizaban perfumes, quizá inicialmente como un rito funerario.

Los egipcios no tardaron en seguir los pasos de los sumerios (si bien por su propia cuenta, sin ningún tipo de influencia de éstos) y fabricar sus propios perfumes. Después los griegos, padres de la civilización occidental, elevaron la elaboración de perfumes casi a la categoría de arte

Vismaressence lleva en activo ya más de 5 años intentando ser cada día un poco mejor para vosotros. Nuestra industria es atractiva pero muy dura. Por lo que las medidas, el amor y el cuidado de nuestros productos son cruciales para poder seguir ascendiendo. Pero si hay algo más importante que todo lo anterior, es la fidelidad de los clientes, vosotros.

Sin embargo, todo esto nos lleva a plantearnos una pregunta: ¿qué lleva exactamente un perfume? O, incluso: ¿cómo se fabrica un perfume?

Fabricación del perfume

Hoy en día, muchos de los aceites esenciales que constituyen la base de una fragancia se fabrican artificialmente en laboratorios a través de moléculas de color. Sin embargo, las marcas más exclusivas emplean flores y plantas, como se ha hecho siempre. Las cualidades olfativas dependen del momento de la recolección de los ingredientes. Plantas como el jazmín, por ejemplo, han de recogerse al amanecer, antes de que el sol agote su  color. Sus flores se ponen en maceración en un disolvente con etanol. Una vez se disuelve, se queda una especie de pasta. Se destila para conseguir un líquido puro que es la esencia de jazmín.

El perfumista es el que tiene aquí la última palabra, de la misma manera que el pintor a la hora de mezclar colores. El perfumista tiene que elaborar un perfume con su nariz, jugando con una paleta de decenas y miles de esencias y fragancias con las que trabajar. Necesita capacidad para combinar y armonizar las esencias, de modo que el resultado final sea el que encontremos en el frasco.

Esto no es más que un pequeño resumen del método de fabricación. Al final, la historia es bastante larga y hay que saber contar las cosas claras y con pocas palabras.

Así pues

Los fabricantes de perfumes a granel se dejan la piel por intentar conseguir los aromas exactos o similares que las grandes marcas nos galardonan. No es nada sencilla esta tarea. Elaborar aromas que nos trasladen hasta nuestros más soñados paisajes, nuestros recuerdos más tiernos o más picantes es la misión del perfume.