[mailchimp_subscriber_popup baseUrl='mc.us3.list-manage.com' uuid='1751885ff5f81deea7753379e' lid='68c9940810' usePlainJson='true' isDebug='false'] https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-36636057-2

La piel seca no es ninguna tontería. Consejos de tu fábrica de perfumes y cosmética.

El clima invernal, frío y seco son las causas más comunes por las que podemos tener la piel seca. Esto puede ocasionar que la piel se sienta dura y áspera, incluso con algún comezón.

Tener la piel seca no solo hace sentir incomodidades, sino que también te sientas “indeseable” estéticamente hablando. Cuando la piel se reseca, esta se agrava, se rompe, lo que se traduce en una entrada libre a gérmenes. Los gérmenes podrían causar una infección en la piel y en el cuerpo. Por esta razón, debemos cuidar muy bien la piel seca. No es cuestión solo de estética sino de salud y seguridad.

Desde Adentro hacia Afuera

Las variables externas cooperan también en la creación de la piel seca. La temperatura es un factor a tener en cuenta, como ya hemos comentado. Por ejemplo, eres un enfermero, que se lava las manos a cada rato que pasa durante todo el día. Cuando llegues a casa por la noche, tu piel se secará y ocasionará que se agriete por algunas zonas.

Si tienes más de 40 años también tendrías que empezar a plantearte en mantener una piel hidrata y saludable. Probablemente hayas notado algún que otro cambio en la piel con el paso de los años. Esto tiende a ocurrir conforme avanzamos de edad. Las personas que sufren dermatitis atópica también son propensas a tener la piel seca, como las que tienen psoriasis.

La buena alimentación

No obstante, otro factor importante es si la alimentación que seguimos en nuestro día a día nos proporciona los nutrientes suficientes que la piel necesita para mantenerse flexible. Uno de los principales causantes de la grasa es el omega-3, que ayuda a normalizar los niveles de grasa en la piel y prevenir la deshidratación de las células.

Además de aumentar los ácidos grasos de omega-3, lo mejor es seguir abordando con el resto de la alimentacción. Una buena alimentación se enfoca en alimentos orgánicos y enteros, biodisponibles, que promueven todos los nutrientes necesarios que la piel necesita. Algunos de ellos son:

  • Beber mucha agua. Siempre se ha dicho que nuestro cuerpo necesita alrededor de 3 litros diarios para hidratarse correctamente. Está en lo cierto. Cuando la capa más externa de la epidermis carece de agua, la piel se vuelve áspera y seca.
  • Comer vegetales frescos. Idealmente frescos, orgánicos y cultivos de forma local. El jugo de una buena verdura es perfecta para la piel, como son los carotenoides, que dan a las frutas el color rojo, naranja y amarillo.

Numerosos estudios han demostrado que el consumo de alimentos con estos pigmentos, el rostro puede volverse más saludable, a diferencia del bronceado.

El aceite de Coco será uno de nuestros mejores amigos.

Si ahora tienes la piel seca, un remedio tan simple como emplear aceite de coco en esta podría ser de mucha ayuda. Actúa como una crema hidratante natural “anti-envejecimiento”. Cuando la piel absorbe el aceite, ayudará a reducir la apariencias de las líneas finas y arrugas. El coco es bueno por que funciona como una especie de anti-oxidante, anti-bacterias…

¿Qué otros remedios se pueden emplear?

Las leches corporales, los aceites y las cremas pueden colaborar en que nuestra piel no se reseque demasiado y pase a ser una piel seca y agrietada.

La leche hidratante tiene un alto contenido en vitamina A. Estos productos ayudan en la lucha contra la sequedad de la piel del cuerpo. También contienen vitamne E, con propiedades antioxidantes que logran mantener esa elasticidad y ese espíritu jovial que tiene la piel. Aportan, además, luminosidad, frescura, fuerza y elimina las células muertas.

Además, usar hidratantes que contengan frutas reduce la posibilidad de la aparición de reacciones alérgicas. Esto suele ocurrir con otros tipos de cosméticos que puedan contener sustitutos de la vitamina A o el retinol.

Este tipo de hidratantes ayudan muchísimo a la circulación. Por ello, es recomendable aplicarla en las piernas cuando estén cansadas y algo cargadas. La leche hidratante es muy beneficiosa para las pieles sensibles, en especial. Esta calma la piel del cuerpo tras una sesión de depilación, de exposición al sol….

Su uso es exacto al de cualquier leche, aplicando una generosa cantidad en una parte del cuerpo e ir masajeando hasta que absorba por completo.

¿A qué estás esperando para empezar a cuidar tu piel? 😉