[mailchimp_subscriber_popup baseUrl='mc.us3.list-manage.com' uuid='1751885ff5f81deea7753379e' lid='68c9940810' usePlainJson='true' isDebug='false']

Todos conocemos el perfume, marcas, aromas, olores, incluso los nuevos perfumes de marca blanca y el perfume a granel, pero sabemos a ciencia cierta dónde se originó? ¿Quienes fueron los primeros en usarlo y como lo hacían? ¿Usaban directamente las esencias o existía algún fabricante de perfume que los hacía?

Sabemos que los primeros contactos que tenemos con las #fragancias se hallan en el siglo 4 a. C., ya que fue el inicio del uso de la destilación para crear olores. Pero, quienes realmente fueron los primeros que usaron las esencias y los aromas como complemento para el cuerpo fueros los antiguos egipcios. En su caso, no consistía en aromarse con sustancias destiladas, como se conocen hoy en día, sino que se basaban en aceites y grasas perfumadas. En cuanto a los olores que más solían usarse, pueden reconocerse la canela y la mirra.

Muchos de estos compuestos los utilizaban para conseguir olores mediante la absorción de flores y resinas. La manera en que los conservaban era guardándolos en pequeñas vasijas y copas muy adornadas. De esta manera, podían rendir culto a Nefertum, el Dios que se representaba mediante un niño que surge de una flor de loto, el buen olor.

Estos ungüentos se crearon inicialmente para ritos religiosos, como ofrendas y purificaciones. Más adelante, al descubrir las virtudes aromáticas que desprendían, empezaron a usarlos las mujeres, con una finalidad cosmética y de belleza.

Pero no solo tenía un uso aromático o ritual, los aceites realizaban una función hidratante para los cuerpos, ya que el clima en Egipto era seco y muy caluroso.

Por supuesto, dichos #aromas estaban exclusivamente destinados a la clase alta de la sociedad. Eran un artículo de lujo y belleza, como lo eran también los collares y demás piedras preciosas.

Por tanto, el origen del perfume se les puede adjudicar a los egipcios han sido los primeros en preocuparse del cuidado personal y la estética, por lo que toda esta tradición se le ha de agradecer a ellos. Hoy en día, incluso, un perfume de marca blanca cumple con el más exigente de los olfatos.