[mailchimp_subscriber_popup baseUrl='mc.us3.list-manage.com' uuid='1751885ff5f81deea7753379e' lid='68c9940810' usePlainJson='true' isDebug='false']

El perfume, tú identidad.

¿Sabías que el perfume es una mezcla entre arte y ciencia? La palabra perfume viene del latín “per fumare” (para ser convertido en humo”, pues en su origen, las materias con olor se quemaban en carbón, para que su humo ambientara los lugares.

Los perfumes pueden clasificarse dependiendo de la materia prima con la que estén creados o por su denominación de origen. Existen perfumes cítricos, como limón o naranja. Existen perfumes frescos y frutales, como melocotón o albaricoque. O, quizás florales como la lavanda, uno de los más comunes. Pero también tenemos los perfumes silvestres. ¿Qué contienen? el silvestre es una unión entre lavanda y otros acordes vegetales colo la salvia o el pino. Los perfumes aromáticos son los que contienen tomillo, anís o romero.

Existen todavía más familias, por las que podríamos pasarnos un buen rato aquí.

¿Adaptable?

Cada perfume tiene el poder de aferrarse y adaptarse a un tipo de personalidad específico. Por ejemplo, un perfume floral define un aroma fresco, elegante pero chispeante al mismo tiempo, delicado. Un perfume chipre se muestra más clásico: misterioso, equilibrado y diferente.

El perfume nos escoge, no lo elegimos nosotros.

perfumeHay quienes nos dicen que el perfume no lo escogemos nosotros sino que él nos elige. Elegirás un perfume

que, además de ser agradable a tu olfato, se adapte de la mejor manera a tu forma de ser y a tu forma de vivir y ver el tiempo. Por ejemplo, al gente joven suele usar perfumes frescos. No obstante, si una persona es bastante activa y deportista, probablemente le vayan más lo aromáticos verdosos. Si eres aventurero, exótico y/o extrovertido, se inclinarán más por los perfumes orientales.

Ahora  bien, cuando alguien es un amante incondicional de los aromas, y sabe diferenciarlos con tan solo olerlos, tendrá diferentes aromas preferidos. Algunos los usará para ir al trabajo, otros para dar un paseo y otros para salir a una cena informal y un poco de after. La relación aromática que establecemos con nuestros perfumes dependerá de nuestros gustos y personalidad. Sin embargo, lo más común es tener tendencias a determinadas familiar de olores, en concordancia con los perfumes que usamos.

Por otro lado, cuando una persona es amante de los aromas y sabe distinguir uno de otro, tendrá diversos aromas preferidos. Utilizará algunos para ir a la playa, otros para trabajar o para asistir a alguna reunión elegante. La relación aromática que cada quien establece con sus perfumes dependerá de los gustos y personalidad, pero por lo común siempre se muestran tendencias a una familia de olores, de acuerdo a los perfumes que se utilizan.

¿Qué caracteriza a los perfumes?

Con existe un predominio de algunas notas en un perfume, suele llamarse carácter, un carácter del que depende que sea clasificado en femenino o en masculino. Ahora, a pesar de que no existan notas claramente preestablecidas en las diferencias aromáticas entre los perfumes masculinos y femeninos. Lo que si hay es un coincidencia entre los criterios de las personas. Seguramente, muchos de estos criterios se vean influenciados por la cultura, al definir qué es de mujer y qué es de hombre.

Pongamos unos ejemplos:

  • Flores. Símbolo de sofisitcación. Si un perfume lleva rosas, está pensado para las mujeres. Ahora, si en vez de rosas son jazmines o geranios, ya está más definido para los hombres, que les resulta más agradable.
  • Chipre. Más acogido en ambos sexos, pero todo depende de la persona y sus gustos.

¿Sabías que un mismo perfume no huele de la misma forma en dos personas diferentes? Un perfume sobre un tipo de piel, teniendo en cuenta que existen factores naturales que pueden modificar el olor, puede sentirse de otra manera que si lo hueles en otra persona. El PH de la piel varia en función del sexo de la persona, de su alimentación, de sus hábitos de higiene…

¿Cuál es la misión de los perfumes?

perfumeEl perfume puede tener varias aplicaciones. En primer lugar, comunica un aroma en si mismo, un medio esencial que la persona crea para forma una atmósfera persona, un atractivo simpático y la sensación de ir aseado. En segundo lugar, el perfume se usa porque el olor tiene un papel dominante al decidir comprar un producto determinado para el baño. Aquí entran los jabones, las cremas, los cosméticos…

El perfume tiene la labor de cubrir todo lo que nos nos resulte agradable, hacernos sentir a gusto con nuestra fragancia. Nos enmascara un poco la realidad. Pero son, muy muy bueno.