[mailchimp_subscriber_popup baseUrl='mc.us3.list-manage.com' uuid='1751885ff5f81deea7753379e' lid='68c9940810' usePlainJson='true' isDebug='false'] https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-36636057-2

Desde sus inicios en Egipto, hasta el día de hoy en cualquier rincón.

Hay algo que nos hace viajar hasta una estación del año, una historia de amor, un lugar que recordamos con mucha emoción, lleno de grandes momentos. Una playa desierta, en calma, en la que solo estás tú. ¿Quién no se ha sentido así alguna vez al oler el perfume de una persona? Cada fragancia tiene su historia, su manera de caracterizar a la mujer o al hombre. Una manera diferente de impregnarse en cada piel.

Un perfume es especial y único. Su elección viene a ser casi igual que cuando compramos unos zapatos o una prenda. Tenemos que elegir en torno a nuestros gustos, a lo que mejor nos identifica. Lo mismo ocurre con los perfumes. Pero el perfume no es el único que impacta, también lo hace el frasco que lo contiene, su diseño… Una manera de captar el perfume a primera vista.

Los perfumes más míticos. Mujeres

Un estudio afirma que el olor de un perfume consigue sacar el mayor partido posible al atractivo de una mujer. Más aun si, además de eso, el perfume se identifica con ella. Pero, ¿cómo saber qué perfume míticos nos definen?

Chanel nº5. Es el perfume que todo el mundo conoce, unos más y otros menos. El perfume llama la atención a primera vista por su frasco. Su diseño simula la chaqueta de la mítica Chanel: recta, moderna, exclusiva.  Un perfume con ingredientes tan agradables como son la vainilla y el sándalo, entre otros. Estos, todos juntos, lo convierte en un perfume centrado en la fortaleza femenina, personal, trabajadora e independiente.

Angel, de Thierry Mugler. Este es uno de esos perfumes que no tiene grises. O te gusta, o lo odias, no hay punto medio. Su frasco seguro que te resulta familiar por su forma estrellada en una fuente cristalina. Inspirada entre Dios y una niña que quiere ser mujer. Un perfume en el que se ha reflejado el lado femenino más dulce, una persona que adora el chocolate, la vainilla, las frutas dulzonas… Es un perfume que solo podrá llevar aquella mujer que guarde ese lado infantil, de niña, siempre dentro. Pues esto es lo que quiere transmitirnos, la alegría de seguir siendo niña.

Narciso Rodriguez, for Her. Imagina a una chica, un vestido de tubo de color blanco. Peinada con una diadema y una trenza rubia. Este perfume quiere evocar y avivar el aroma a almizcle blanco, a rosas, azahar y amberlyn. A primera vista, te vendrá a la mente una mujer como símbolo de ángel de la guarda, una mujer soñadora.

Los perfumes más míticos. Hombres.

El perfume varonil se queda, en la mayoría de los casos, grabado en la conciencia de las mujeres al ser captados por sus olfatos. Existen estudios en los que se afirma que el 90% de los hombres emplean el olfato para seducir en sus citas.

Los perfumes que más impresionarán en las mujeres son:

Bleu, Chanel. Es un perfume sencillo y minimalista. Azul, casi negro. Su primera palabra te viene a la cabeza en forma de océano, de algo muy grande e intenso. Si miras el frasco sin aun oler su f ragancia, podrás imaginarte a qué hombres va dirigido.

Este perfume fue creado para hacer un llamamiento a los hombres más fuertes y seguros, independientes y masculinos. Seguramente estés pensando en un hombre bien peinado, con un traje de etiqueta y una copa de vino en la mano. Piensas bien.

Gentlemen Only Casual Chic, Givenchy. Este perfume hace homenaje a la era contemporánea. Al hombre clásico, romántico, sensible y auténtico. Honesto, con camisa y vaqueros.

Allure, Chanel. Chanel nunca deja de sorprendernos, sobre todo cuando se convierte en el favorito de los hombres. Allure representa al hombre deportista y de vida saludable. Preferiblemente, un hombre que viva en la playa, que le apasione viajar y encontrarse a si mismo en lugares que jamás había visto antes.

perfumes

Perfumarte muy importante

Perfumarse ayuda a causar toda la impresión que deseas en tu alrededor o en una persona en especial. Muchas veces, las personas nos equivocamos de fragancia, pensando que es la nuestra, pero no. También pecamos de decir que “cuanto más, mejor”, pero no. La clave es echarse unas gotas en el cuello, muñecas, detrás de las orejas, los codos y detrás de las rodillas. Son los lugares donde más bombea la sangre, por lo que será donde más desprenderá su aroma

El mejor momento para echárselo es tras la ducha y, si puede ser, acompañado de un body milk (crema corporal). Tampoco hay que frotar el perfume, pues sino no penetrará en el lugar donde la echaste.

Y recuerda, la ropa se puede perfumar siempre y cuando sea de manera muy sutil. No todas las prendas desprenden el aroma de igual forma, depende mucho de su tela.